Ir a la página inicial
Eduardo Falú

Eduardo Falú es hijo de Juan Falú y Fada Falú, ambos sirios, de igual apellido, pero no parientes, un matrimonio que se prolongó en cinco hijos. Eduardo, el tercero de los varones, cree que sus padres hubieran preferido que fuera abogado y no compositor de paisajes interiores.
Pelado desde joven, gran cantor con voz de bajo, a los once años tuvo por primera vez en sus manos una guitarra: la de su hermano Alfredo. Sacó sus primeros tonos mirándolo, pero recién se vuelca plenamente al instrumento cuando termina su servicio militar en el Vª de Caballería salteño.

Hace amistad primero con Arturo y luego con Jaime, dos hijos del gran poeta Juan Carlos Dávalos, cuando se muda su familia de Metán a la Ciudad de Salta. Con Jaime componen en 1949 Zamba de la Candelaria, obraque alcanzaría extraordinaria popularidad.
Su carrera artística profesional comienza en 1945. Llega ese año a Buenos Aires formando dúo con el poeta y periodista César Perdiguero, que será el letrista de algunas recordadas composiciones suyas: Tabacalera, India Madre, La Niña, Canción de luna y cosecha.

En 1950 graba para el sello TK Zamba de la Candelaria, Zamba de un triste, Albahaca sin carnaval, Vidala del regreso y la clásica Zamba de Vargas.
Gracias a sus conciertos por Radio El Mundo, ya en 1951 y durante varios años, lo escucha el país entero. Viaja a París en 1959, y graba un LP que se difunde por toda Europa, a la que vuelve recurrentemente. Lo mismo ocurre con Japón y luego con EE.UU.
La crítica comienza a comparar a Falú, en igualdad de nivel, con Andrés Segovia, Yepes y otros guitarristas de fama mundial y desde muy joven actúa en las salas de mayor prestigio internacional.

Son inolvidables sus composiciones junto a Buenaventura Luna, Carlos Guastavino, Rafael Alberti, Manuel J. Castilla, Osiris Rodriguez Castillo, Ernesto Sábato, José Rios y otros, registradas en su extensa discografía.
Falú ha conseguido reunir, en armónica síntesis, lo puro y auténtico del canto tradicional argentino con un nuevo y vasto repertorio instrumental de ajustada técnica guitarrística.

Tenemos el honor de haber compartido varios escenarios con este gran maestro, quien suele reiterarnos su predilección por nuestra interpretación de su zamba Alborada del viento, que compusiera con el poeta Jaime Dávalos.

Con Eduardo Falú coincidimos en la dirección de DECUNA (Defensa de la cultura nativa), movimiento de artistas contra la censura durante la dictadura militar.

Click para enviar un mensaje