clearpixel

¿Qué ha pasado?

El Faro

2003/03/13, 13 de marzo de 2003

 Hoy, nuevamente visitaron El Salvador para participar en la VI edición del "Festival Verdad", que organiza la Universidad "José Simeón Cañas", UCA. Para recordar a todos los mártires de país. Alexander, miembro de este grupo musical, compartió unas palabras con El Faro, luego de su presentación.

¿Qué ha pasado con el Quinteto Tiempo durante estos treinta años?

Diego Murcia
cartas@elfaro.net

Bueno, lo que ha pasado con nosotros durante treinta años es, lo que mucha gente hace en nuestros países: ver si puede trabajar de lo mismo, ver si puede subsistir. Y más cuando se tiene una vocación y que de pronto los apoyos son cada vez más escasos y los proyectos culturales de los países no contienen los de los artistas. En todos estos años nuestro trabajo se ha resumido a lo que cantamos en la Argentina, Paraguay, Uruguay, el sur de Brasil, que no es poco, pero que, de pronto, el mercado se ha achicado y no se contempla nuestra música como antes.

¿Entonces ustedes definen lo que hacen como una vocación más que como una profesión?

Bueno, esto es una carrera al vacío. A veces hay momentos cuando nuestras monedas nos favorecen, con respecto a los viajes. Hay momentos donde nos desfavorecen, donde se cierran teatros que eran orgullos en distintos países. De pronto, en la Argentina, el asalto que ha habido a la clase media, sobre todo, con sus ahorros, con sus fuentes de trabajo, ha hecho de que, en muchos lugares donde cantábamos no existieran más. Y en medio de todo esto, tener un proyecto claro y saber cumplirlo es muy difícil. Para nosotros lo más fácil es seguir juntos y encontrar proyectos que nos contengan y que nos vaya ayudando. Entonces hay lugares de donde desaparecemos, por ejemplo, toda Centroamérica, que hacía 13 ó 14 años que no veníamos.

¿Cuál podría ser catalogado como el peor momento por el que ha pasado el Quinteto Tiempo durante estos treinta años?

Nosotros tuvimos un primer tiempo antes de la dictadura. La dictadura, que duró como seis o siete años, para nosotros fue como un "entre tiempo", o como un contra tiempo. Nos sacaron de circulación nuestros discos, nos prohibieron en la televisión y en la radio. Fue muy difícil volver a cantar en la Argentina, en los lugares grandes en los estadios.
Cuando volvió la democracia, apareció el segundo tiempo. Un segundo tiempo donde volvimos atener un reencuentro con la gente. Después de ello, es como si estuviéramos viviendo el tiempo complementario. Nos falta jugar los penales y lo de la muerte súbita.
En el segundo tiempo avanzó la mala música, el mal teatro, las malas expresiones. Todo tiene que ver si estás o no en la televisión, si salís en radio todos los días o no. Nosotros estamos a pesar de la radio, la prensa, la televisión

¿Qué cambios ha habido en Quinteto Tiempo que hagan valer la pena todo estos 30 años recorridos?

No nos ha hecho pelear el dinero. No nos ha hecho pelear haber cantado para el poder. En nosotros, creo que lo distinto, y esto es una característica que siempre nos acompañó, pero que ahora está más madura, y es que donde nos estamos presentando somos una prenda de encuentro de grupos que quieren intercambiar canciones, formas de cómo cantar.

¿Qué representa la globalización para el Quinteto Tiempo? ¿Ha sido una desventaja para ustedes o al contrario?

Para nosotros ha sido favorable en cuanto a que andan las canciones dando vueltas. Y es uno de los problemas de la globalización. Hay cosas que se les escapan de las manos y que la gente las toma. En este momento es fantástico poder bajar cosas de cualquier parte del mundo y poder usarlas.

¿Esto significa que le dan el aval a la piratería?

Este es un problema para la industria discográfica no para nosotros. La gente siempre nos demostró de este modo su cariño. Tendríamos que ver, y eso están haciendo las asociaciones de autores, cómo puede pagarse a los que realmente son los dueños de las canciones: los autores. Los sellos discográficos están preocupados porque ellos fomentaron la piratería, siempre. Ellos son los que saben cómo robar, cómo hacer la piratería. Y además saben cuáles son los que los que dejan plata. Para los artistas que somos pobres, que no perdemos inmensas fortunas no es nuestro problema. Esto tampoco lo hemos creado nosotros, lo hicieron las industrias y ahora se les escapa de las manos.

¿Qué razones podrían privarnos de Quinteto Tiempo?

No sé. Sería muy duro que a alguno de nosotros nos pasara algo. Ya está visto que nadie se va. Si algo le pasara a alguno pararíamos todo. Pero, por ahora, no tenemos problemas que nos impidan seguir cantando.

Desde su última visita a El Salvador y luego de la firma de los acuerdos de paz, ¿qué han sabido de los cambios que se han dado en nuestro país?

A nosotros siempre nos llamó la atención de ver a El Salvador como a un motorcito dentro Centroamérica, siempre nos dio la sensación de ser gente que siempre anda más acelerada que el resto. No sé si para bien o para mal.
Durante todo este tiempo nosotros tuvimos el lazo con El salvador consiguiendo noticias, escribiéndonos con gente de acá. Esta cosa de cantar ha hecho que nosotros pidamos opiniones y que nos informaran en forma más completa. Una de las cosas que nosotros valoramos fue que se llegara al proceso de paz. Luego de un empate, poder ver como se salía del combate beligerante. Y luego, como por presión la gente quería volver a la paz. Estuvimos, además, muy atentos de ver cómo esa cantidad de gente que había participado en la confrontación volvía a la vida normal. Qué pasaba con los proyectos de integración de la gente que estuvo en la guerrilla y en las fuerzas armadas. Cuando la gente deja sus actividades, por ir a pelear y luego tiene que reincorporarse a la vida social, es difícil.

Ir a la página inicial
Opiniones